Semanario de Prensa Libre • No.439 • 23 de diciembre de 2012

Portada | Contacto | Directorio | Prensa Libre


   > D lector
   > D cartas
   > D todo
   > D memoria
   > D frente
   > D reportaje
   > D imágenes
   > D sociología
   > D reportaje central
   > D mundo
   > D farándula
   > D viajes
   > D sabor nacional
   > D lecciones de vida
   > D lo último

 


D viajes

El hogar de Papá Noel

Una travesía en trineo por la región de Laponia es uno de los paseos favoritos en esta época.

viaje

Por PurificaciÓn LeÓn

Parajes blancos hasta donde alcanza la vista. Una travesía en trineo, una ruta en un barco rompehielos o el maravilloso espectáculo de la aurora boreal son algunas de las experiencias que se pueden vivir en la tierra de Papá Noel.

Un lugar donde la oscuridad, casi eterna, y el sol de medianoche se alternan en el juego sin fin de las estaciones. Donde el cielo se tiñe de colores demenciales y la naturaleza se muestra en todo su esplendor. Esta es Laponia, una región en los confines de Europa que se extiende por el norte de Noruega, Suecia, Finlandia y de la península rusa de Kola.

A ocho kilómetros de Rovaniemi, capital de la Laponia finlandesa, se encuentra Santa Claus Village, un mítico pueblecito donde el viajero puede visitar a tan venerable anciano cualquier día del año. Allí se encuentra la oficina de correos de Papá Noel, un lugar en el que se pueden escribir cartas junto a la chimenea, que llegarán a su destino con el sello de este ilustre personaje. También es posible encargar cartas, que el propio Santa Claus firmará y enviará justo antes de Navidad.
No muy lejos de allí se halla Santa Park, un verdadero parque temático de la Navidad, con espectáculos de trolls, elfos y un taller para aprender a decorar galletas de jengibre, entre otras actividades.

Además del espíritu navideño, Laponia ofrece aventura. Un recorrido en un trineo tirado por perros o renos, o un paseo en moto de nieve son algunas de las sugerencias de José Manuel Naranjo, director de Mundo Ártico, una agencia de viajes especializada en expediciones polares.

También se puede hacer una travesía a bordo del rompehielos Sampo. El buque parte del puerto de Ajos, en la localidad de Kemi, y la excursión dura unas cuatro horas. Durante el trayecto en época invernal, el barco abre un agujero en el hielo para que los más atrevidos, enfundados en un traje especial, puedan vivir la experiencia de “bañarse” en las gélidas aguas del Báltico.

Otro de los atractivos de Kemi es su castillo de nieve, en cuyo interior hay un bar y un hotel de hielo. Este tipo de establecimientos se pueden encontrar también en otros lugares de Laponia, algunos incluso tienen una capilla en la que se celebran bodas. Sin duda, una manera original de decir “sí quiero”.

Durante el verano, las temperaturas en Laponia oscilan entre los 10 y 25 grados centígrados aproximadamente, mientras que en invierno pueden ir desde -5 hasta -30 grados centígrados. Con semejantes temperaturas, abrigarse bien resulta vital.

EFE-REPORTAJES.


 
   

© Copyright 2011 Prensa Libre. Derechos Reservados.
Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.

www.prensalibre.com