El país a los 100 días del covid-19

El 13 de marzo Guatemala cambió y lo sigue haciendo en la medida que el virus se ensaña y pone en jaque la economía.

Hace 100 días, el presidente Alejandro Giammattei interrumpía una actividad pública para recibir una llamada telefónica en la cual se le informaba que había un primer contagiado de covid-19 en Guatemala. Rompiendo todos los protocolos y transmitiendo una “espontánea” reacción, el mandatario daba el nombre del guatemalteco que, junto a su familia, había llegado de Italia y dado positivo al virus que, en aquel país, ya registraba centenares de fallecidos y miles de infectados.

Era el día 59 de su mandato, tras una lucha de 20 años por alcanzar la Presidencia. Ocho días antes, el 5 de marzo, el mandatario había declarado el estado de Calamidad en el país y, en la jornada anterior, había prohibido el ingreso de ciudadanos salvadoreños.

El virus es “una gripona”, dijo Giammattei tan solo unas horas después de anunciar el primer caso positivo, atrincherado en la Casa Presidencial y haciéndose acompañar del vicepresidente Guillermo Castillo y el ministro de Salud Hugo Monroy a su izquierda, y a su derecha de Óscar Barreneche, el representante para Guatemala de la Organización Mundial de la Salud.

“Váyanse a la playa”, recomendaba el gobernante, y acuñaba así una de sus frases que resonarían en el imaginario colectivo de los guatemaltecos por las siguientes semanas. Inundado de confianza, aseguraba que el país estaba preparado, había suficientes insumos en los hospitales y, solo de ser necesario, buscaría ayuda de “países donantes”.

Cien días más tarde, con un promedio de 500 contagios diarios y un acumulado que se acerca a los 12 mil casos, los hospitales públicos trabajando al límite y el personal médico diezmado, el país está sumido en una crisis sanitaria y económica que dista mucho del mensaje que transmitía el mandatario desde Casa Presidencial la tarde de aquel viernes.

Apenas 24 horas después del llamado a la calma y la invitación al paseo Giammattei suspendía las clases en todos los niveles educativos por 21 días, otra vez con un matiz de optimismo, al suponer que la enfermedad que había trastocado los sistemas sanitarios de Asia y Europa no se ensañaría con Guatemala. Suspendía, además, las procesiones. “Lo principal es detener la enfermedad y no poner en riesgo a las personas”, justificaba al anunciar las restricciones.

39

casos de covid-19 se confirmaron durante marzo.

El primer fallecido por el nuevo coronavirus fue el segundo caso confirmado, un hombre de 85 años que había viajado a España

El país registraba en menos de 72 horas un deceso por coronavirus y otros seis contagios, se cerraban las fronteras por completo y se suspendían actividades por 15 días en el sector público y privado con la expectativa, nuevamente esperanzadora, de que el virus se detendría.

Aparece “doña Chonita”, un personaje creado por el presidente Giammattei para ejemplificar al pequeño empresario que se vería afectado por la pandemia, a manera de matizar las restricciones.
“Pero si doña Chonita, aquí en la 6a. avenida, tiene una zapatería a la cual le llegan diez clientes al día, no tiene por qué cerrar; la puede abrir. El tema es cerrar los centros comerciales, los lugares en donde se atiborra de gente”, abundó.

Durante las siguientes dos semanas de marzo el país cambió. El 20 se suspendían los servicios esenciales y se establecía un cierre voluntario de la industria. El optimismo llegaba a su fin con el “toque de queda” de 16.00 a 4.00 de la madrugada. El país sumaba 19 casos de covid-19.

“Seremos de los países que más rápido saldrá”, decía un entusiasta Giammattei el 23 de marzo. Para el 29, anunciaba un fondo de emergencia de Q200 millones para ayudar con bonos de Q1 mil a 200 mil familias afectadas por el confinamiento, y el aporte de otros Q72 millones a cargo del Ministerio de Desarrollo Social con el fin de extender el beneficio a más personas.

 

Bitácora de la pandemia

14 Mar, 2020
Primer caso y primeras medidas

Primer caso y primeras medidas

  • Guatemala sigue con un solo caso de coronavirus. El presidente Alejandro Giammattei suspendió las actividades de más de cien personas, que incluye las procesiones de Semana Santa, así como las clases a todo nivel. “Lo principal es detener la enfermedad y no por en riesgo a las personas”, dijo Giammattei en un llamado a la nación. 
  • Las clases se suspenden durante 21 días, desde primaria hasta nivel universitario. El tiempo será repuesto más adelante para llegar a los 180 días mínimos de clases. 
15 Mar, 2020
Primera muerte por coronavirus

Primera muerte por coronavirus

  • El guatemalteco, de 85 años, viajó desde Madrid, España, a Guatemala junto a su hijo y dos nietos.viajó a Europa y al retornar al país estuvo en cuarentena; según autoridades, no presentaba síntomas.  
  • Salieron de Guatemala el 24 de febrero del 2020 y llegaron al siguiente día a Madrid. El 6 de marzo retornaron a nuestro país a las 17 horas. A su ingreso, el paciente no presentaba ningún síntoma y fue monitoreado en el Aeropuerto Internacional la Aurora, luego quedaron en cuarentena junto a su familia en San Pedro Sacatepéquez, Guatemala. 
16 Mar, 2020

Confirman seis casos de covid-19 y anuncian cierre de fronteras

  • Las medidas de prevención se extremaron para evitar la propagación del coronavirus, anunció el presidente Alejandro Giammattei. 
  • Dos de los casos nuevos fueron trasladados del aeropuerto La Aurora hasta el hospital de Villa Nueva. Dos de los nuevos contagios eran familiares de la persona que falleció el 15 de marzo. Los otros dos casos fueron confirmados en personas que se encontraban en cuarentena. 
17 Mar, 2020

Giammattei hace llamado a acatar restricciones

  • El presidente Alejandro Giammattei dio un mensaje a la nación donde habló sobre las restricciones y excepciones a la suspensión de actividades en el sector público y privado por 15 días para contener la expansión del covid-19. 
  • Dijo que las empresas podrán operar si aceptan el código sanitario cuyas reglas están en las páginas web del Gobierno y si se comprometen a trasladar a su personal con transporte privado. 
  • El subdirector del Inguat, Elmer Hernández, informó que tres mil turistas permanecen en Guatemala, en medio de la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus. 
20 Mar, 2020

Confirman 13 casos y anuncian suspensión voluntaria del sector industrial

  • El cierre voluntario estuvo vigente del 23 al 31 de marzo. 
  • La medida se exceptuó en empresas de alimentos, farmacéuticas, empaque, higiene y salud, agro, telecomunicaciones, transporte, veterinarias, combustibles, energía, bancos, instituciones financieras y cooperativas. 
21 Mar, 2020

Anuncia toque de queda y cuatro nuevos casos

  • El presidente Alejandro Giammattei anunció toque de queda. Entró en vigencia el domingo 22 de marzo, con el objetivo de que la población se resguardara en sus casas. La locomoción estuvo restringida de 16 horas a 4 horas del siguiente día. 
  • El mandatario aclaró que solo podían circular motoristas de farmacia, vehículos de emergencia y de restaurantes, para garantizar que la población estuviera abastecida con alimentos y medicamentos. 
  • Giammattei, además, informó de cuatro nuevos casos. Entre ellos se encontraba una niña de 3 años. En total había 17 contagios en el país.  
22 Mar, 2020

Primer día de toque de queda y se publica el Decreto 6-2020 que establece nuevas medidas para el estado de Calamidad

  • El Diario de Centroamérica, en una edición especial, publicó el Decreto Gubernativo 6-2020 que establecía las nuevas medidas a tomar en el estado de Calamidad decretado por el coronavirus. 
  • El Gobierno también nombró al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) como el ente rector encargado de ejecutar todas las acciones necesarias para prevenir, contener y responder a los casos de covid-19 en el país. 
  • El número de casos sub a 19. 
24 Mar, 2020

Capturas de personas que violaron el toque de queda

  • Pese al llamado de no salir de casa mientras rige el toque de queda, autoridades reportaron más de mil 500 personas capturadas en dos días por restringir la disposición.  
  • El primer día de toque de queda, las autoridades reportaron la detención de 900 personas en todo el país. 
27 Mar, 2020

Guatemaltecos en el extranjero

  • El presidente Alejandro Giammattei dijo que había mil cien guatemaltecos varados en todo el mundo a causa del cierre del tráfico aéreo. También dijo que 700 connacionales habían logrado retornar. 
  • El mandatario también confirmó que el total de casos en Guatemala era de 32 

Carencias quedan al desnudo

Entre disputas en el Congreso y renuncias en el Ministerio de Salud, en este mes se identificó que muchos guatemaltecos deportados de Estados Unidos habían venido contagiados de covid-19 y esta pudo ser una de las razones por las que el virus se propagó en el país.

Comenzó abril con 46 personas infectadas, un paquete de leyes aprobado en el Congreso que, aunque prometía un alivio para la clase trabajadora con subsidios y dotación de alimentos para paliar la crisis que se avecinaba, también ofrecía a los empleadores acogerse a excepciones laborales que, entre otras cosas, permitían suspender contratos y renegociar las remuneraciones. El país entraba en una etapa de gran impacto económico mientras, despacio, el virus se esparcía.

“Seguimos con pocos casos, pero quiero pedirles un gran favor: muchísima gente como que se ha relajado, hemos visto sobresaturados los mercados o gente llegando a última hora a sus casas, pensando que es un juego, y no es un juego”, alertaba el 1 de abril el presidente Giammattei.

En el Congreso, el oficialismo se empecinaba en aprobar un préstamo de US$100 millones del Banco Interamericano de Desarrollo Social y, en medio de su discusión, no dio espacio para que la oposición razonara su voto, provocando un enfrentamiento verbal en el Hemiciclo. El crédito iba dirigido a fortalecer la red sanitaria.

El pulso político logró la aprobación del Decreto 15-2020, una ley que prohibía suspender servicios básicos a la población que no pudiera cumplir con sus pagos. El decreto, aunque fue vetado por el presidente Alejandro Giammattei por supuestas inconstitucionalidades, finalmente fue aprobado por el impulso de las bancadas de oposición.

El 8 de abril se anuncia que el uso de mascarilla es obligatorio a partir del 13, y las multas pueden ser hasta de Q125 mil por incumplir dicha disposición.

Desde el Ministerio de Salud se da a conocer que entre el 50% y 75% de los guatemaltecos que vienen deportados de EE. UU. están contagiados con el virus, declaraciones que dio en el Congreso la mañana del 14 de abril y que, por la tarde, en un video difundido en las redes sociales, reconocía una supuesta imprecisión. Sin embargo, dos días después, el 16 de abril, Guatemala anuncia que se suspenden los vuelos de guatemaltecos retornados de EE. UU. hasta que ese país no emita un documento donde certifique que no están contagiados.

Antes del 15 de abril se había ordenado un cordón sanitario en Patzún, Chimaltenango, donde se registró el primer caso declarado comunitario, y el 18 de abril se imponía otro cordón, esta vez en Ixcanal, una aldea de San Agustín Acasaguastlán, El Progreso.

Los contagios siguen creciendo modestamente y el Gobierno reduce el toque de queda, a partir de las 18 hasta las 4 del día siguiente, con el fin, justifica, de que las personas dispongan de más tiempo para regresar a sus casas y evitar aglomeraciones.

El 23 de abril las alertas se encienden. Hay 42 contagios, la cifra más alta desde el primer caso detectado. Giammattei advierte que de continuar la tendencia al alza analizará endurecer las medidas de confinamiento y hace un llamado a los mercados cantonales: los que atiendan más allá de las 13 horas serán cerrados.

El virus se establece y aparece otro fenómeno: las banderas blancas.

Decenas de personas salen a las calles con banderas blancas y otras se limitan a colgarlas afuera de sus hogares, todas con un mismo propósito: que los asistan porque los alimentos se acaban.
La mayoría de personas que ondean las banderas blancas se identifican como trabajadores de la economía informal, afectada porque las actividades se suspendieron y el dinamismo económico ya no existe. No hay empleo y muchas empresas también comienzan a suspender contratos laborales y a inscribir a sus empleados en el programa de apoyo que el Gobierno creó con el Crédito Hipotecario Nacional para entregar Q75 diarios a cada trabajador mientras dure la suspensión.

El presidente Giammattei, sin dar crédito a las necesidades que expresan las banderas blancas, califica como “acarreados” a los grupos que se han diseminado, principalmente, en la capital.
El 28 de abril vuelven a prorrogar el estado de Calamidad, mientras el mes cierra con 599 personas contagiadas con covid-19 con una sentencia poco alentadora del mandatario: lo peor vendrá en mayo.

El coronavirus viaja en avión

Guatemala tiene la tasa de infectados más baja de la región, según lo afirma el presidente Alejandro Giammattei en uno de sus mensajes diarios. Esto traslada, otra vez, una sensación de seguridad a una población que se prepara para una de las actividades sociales más importantes: el Día de la Madre.

El 2 de mayo había 37 casos confirmados por el Ministerio de Salud, se levanta el cordón sanitario en Patzún, Chimaltenango, mientras se instalaba el de Gualán, Zacapa.

Para la población este mes también traía un respiro: el Ejecutivo anunciaba un acuerdo con las empresas de telefonía, distribuidoras de energía eléctrica y agua potable para no suspender el servicio por incumplimiento de pago, algo que desde el Congreso algunas bancadas lo pedían.

Al final de la primera semana de mayo, ya se habían confirmado 730 casos de coronavirus y 79 pacientes recuperados, algo que destacaba el Gobierno y sugería que se debía al buen tratamiento y la capacidad del sistema de Salud que se había preparado para contener el avance del virus que, para ese entonces, ya había convertido a EE. UU. en el epicentro de la pandemia y había rebalsado la capacidad sanitaria de la potencia económica mundial.

Para la primera semana de mayo, ya se informaba der que unos cien guatemaltecos deportados vía aérea desde Estados Unidos habían dado positivo a covid-19. Aunque se anuncia una suspensión de vuelos de guatemaltecos retornados, esto no ocurrió y días después los vuelos siguieron llegando.

Casi tres millones de guatemaltecos viven en territorio estadounidense. Más de 5 mil se hallaban hasta abril bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y la Oficina de Resarcimiento de Refugiados (ORR) de EE. UU. De ellos, casi cuatro mil estaban detenidos por asuntos migratorios y más de mil eran menores. Este grupo era y fue, el grupo de más riesgo, porque mientras el Aeropuerto Internacional La Aurora estaba cerrado a los vuelos comerciales, cada semana llegaban aviones con connacionales expulsados.

“Eso de aliados con Estados Unidos no es cierto. Guatemala es aliado de los Estados Unidos, Estados Unidos no es aliado de Guatemala”, reclamó Giammattei durante un diálogo virtual con el académico Centro de Latinoamérica del Atlantic Council, con sede en Washington, decía el presidente Giammattei el 21 de mayo.

49

médicos tenían covid-19 hasta el 25 de mayo.

350 mil

vehículos circularon el domingo 10 de mayo, en plena escalada de casos, por el Día de la Madre.

Celebraciones

Dos días antes del 10 de mayo, se informó que Giammattei había sido sometido a dos pruebas de coronavirus, ambas negativas. La cifra de contagios llegaba a 967, solo faltaban 36 para romper la frontera de los mil.

Más de 350 mil vehículos circularon el Día de la Madre en la capital, según las estimaciones de la Policía Municipal de Tránsito. Aglomeraciones en restaurantes también fueron un denominador común. Guatemala comenzaba su ascenso en la curva de contagios en medio de la algarabía de la celebración, con un médico del hospital de Villa Nueva contagiado de covid-19 y un cordón sanitario impuesto en la aldea Monte Carmelo 2, en San Juan Sacatepéquez.

Los casos no eran “tantos”, decía Giammattei en su mensaje televisado ese domingo, afirmación no homologada con los 85 casos nuevos que anunciaba, la cifra más alta desde el 13 de marzo; se contaban también dos personas muertas y la cifra total era de 1 mil 85 casos.

La salud era más importante que la economía, decía Giammattei al tiempo que prohibía la circulación interdepartamental y advirtió con cerrar los mercados cantonales y sancionar a los centros comerciales que se hicieran pasar como plazas comerciales para abrir sus comercios.

Cuando los números no son exactos

El Ministerio de Salud, después de 80 días de pelear contra el coronavirus, ha fracasado en su intento de abastecerse de insumos médicos. Se atrasó en los pagos del personal de los hospitales temporales y las quejas se multiplican tan rápido como el número de contagios.

En junio, la curva finalmente comenzó a elevarse a un ritmo acelerado. Rebasó los 500 contagios diarios, y las muertes se cuentan en cifras de dos dígitos, mientras el sistema de salud sigue sin levantarse, con 118 médicos contagiados, 125 enfermeros, así como siete médicos fallecidos.

El epidemiólogo pediatra Edwin Asturias se hizo cargo de la Comisión Presidencial contra el Covid-19 (Coprecovid), como un ente consejero del Ministerio de Salud, aportando un poco de credibilidad a las medidas del Gobierno.

Pero las cifras de contagios y muertos producían también ecos en muchos sectores y la sombra de la duda comenzó a esparcirse hasta que, finalmente, el propio Departamento de Epidemiología reportó las inconsistencias.

En el reporte actualizado al 12 de junio, en cadena nacional, el entonces ministro de Salud, Hugo Monroy, informó que sumaban en total 351 fallecidos; sin embargo, en el reporte de Epidemiología, las víctimas mortales eran 371, una diferencia de 20 muertes por covid-19.

Las autoridades de Salud ya habían aceptado en una ocasión que había “falla técnica”, aunque se supone que estaba corregida.

Asturias salió al paso y reconoció que las cifras no reflejaban la realidad, que podría ser 10 veces más grave.

La capacidad de pruebas que puede procesar el Ministerio de Salud no alcanza las dos mil, cuando la recomendación es que se practiquen cada día cinco mil de estas.

En el Seguro Social tampoco tienen la capacidad de atención que demanda la población y, tanto en la red pública como en el Seguro Social, las imágenes cotidianas son de pacientes hacinados esperando una prueba.

Los médicos comienzan a escasear y los protocolos cambian: los pacientes leves ya no guardaran cuarentena en los hospitales, sino en sus residencias.

Un decreto abre la posibilidad de que el Ministerio de Salud pueda contratar a estudiantes de medicina del último año como médicos de emergencia.

49

médicos tenían covid-19 hasta el 25 de mayo.

118

médicos tienen covid-19, según confirmó el Ministerio de Salud.

617

la cifra más alta de contagios en un día, anunciada el 18 de junio.

Respiro económico

La economía, después de tres meses de letargo, no despega, y las restricciones, otra vez, son endurecidas por la Presidencia, restringiendo la circulación de vehículos según el número de matrícula y confinamiento total los domingos.

El Bono Familia, aporte de Q1 mil que el Gobierno distribuyó a través de los registros de consumos de energía eléctrica, alcanzó el millón de beneficiarios en su primera de tres entregas.

Un total de dos millones 523 mil 688 hogares se inscribieron al programa del gobierno Bono Familia, que tiene como objetivo apoyar a la población más afectada económicamente por las medidas de emergencia, derivadas de la pandemia del nuevo coronavirus.

En total, son Q6 mil millones de apoyo con los que cuenta el programa para beneficiar a 10 millones de personas, equivalente a dos millones de hogares, que podrán recibir Q1 mil mensuales por hasta tres meses.

Entretanto, la Superintendencia de Administración Tributaria ya confirmaba que en mayo la recaudación cayó 24%.

#100

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *