¿Cuánto cuida lo que come?

En la actualidad, hay alrededor de 2.3 millones de personas con diabetes en Centromérica y unas 800 mil que teniendo la enfermedad, aún no han sido diagnosticadas, según cifras de la novena edición del Atlas de la Diabetes que publica anualmente la Federación Internacional de la Diabetes.

En términos de prevalencia en el rango de edad de 20 a 79 años (es decir, la proporción de individuos de un grupo o una población que presentan una característica o evento determinado), los países de la región con una mayor proporción de población diabética son Nicaragua y Costa Rica con un 10.2%, seguidos de El Salvador con un 8.7% de prevalencia, Guatemala con un 8.2%,  Panamá con un 7.8% y Honduras con un 6.1%.

Cifras preocupantes, si sumamos los altos niveles de obesidad de los centroamericanos y pensamos en otras enfermedades que derivan de una diabetes mal cuidada, como las enfermedades renales.

Por las razones anteriores, es muy importante aprender cómo bajar los niveles de azúcar de nuestra dieta a manera de prevenirla, o bien ya instalada, cuidarnos de manera efectiva.

María Teresa Onetto, Nutricionista del Departamento Nutrición, Diabetes y Metabolismo de la Pontifica Universidad Católica de Chile, enfatiza que “lo ideal es que la dieta de las personas con diabetes, se base en los parámetros de la Alimentación Saludable. Todas las personas deberíamos comer como las personas con diabetes, esto significa:

  • Tener horarios
  • Comer en porciones
  • Evitar grasas y azúcares
  • Comer alimentos altos en fibra

Recomendamos que tengan una dieta lo más natural posible y que el consumo de alimentos procesados como galletas, snacks, jugos y bebidas se haga con moderación. Se sugiere consumir ciertos productos que contengan edulcorantes no calóricos, sin embargo, también les enseñamos que no porque un alimento diga que es light o diet, o contenga estevia en vez de azúcar, esto no significa que sea libre de carbohidratos. Por ejemplo: Las galletas sin azúcar, efectivamente no contienen azúcar, pero contienen carbohidratos que suben los niveles de azúcar en la sangre. No todo lo light, significa que es de libre consumo. Tenemos que fijarnos idealmente que el producto esté endulzado con tagatosa, sucralosa, estevia”.

¿Qué rol juegan los endulzantes no calóricos en la dieta de una persona con diabetes?

“Aportan sabor dulce a alimentos y preparaciones, sin tener calorías ni subir la glicemia. Es clave para el control de la diabetes, mantener óptimos niveles de glucosa en sangre, disminuir el peso corporal y evitar al máximo azúcar, miel, jugos de frutas, mermeladas. Gracias a los endulzantes, las personas con diabetes se pueden adherir mejor a los planes nutricionales y al tratamiento. Es importante recalcar que si a un niño le da diabetes a los 8 años, es imposible que pensemos que nunca va a ir a un cumpleaños donde generalmente hay muchos alimentos con azúcar ó nunca más va a comer un pedazo de pastel. Los endulzantes no calóricos nos permiten que la alimentación sea más fácil de seguir y menos restrictiva, ya que se puede seguir disfrutando de los sabores dulces, pero sin los efectos que tiene el azúcar para las personas que padecen diabetes”, recalca la nutricionista.

¿Qué es el control glucémico?

Es el término que se refiere a la regulación de los niveles de glucosa en sangre. En las personas con diabetes, muchas de las complicaciones a largo plazo son el resultado de muchos años de niveles elevados glucosa en el torrente sanguíneo, lo que también se denomina hiperglicemia. Por tanto, en el cuidado de la diabetes un objetivo importante es un buen control glucémico.

Recomendaciones nutricionales para prediabéticos

Dra. Hania González Terrones, Médico con Especialidad en Nutrición Clínica, indica que en el marco del Día Mundial de la Diabetes que tiene lugar cada 14 de noviembre, y cuyo lema este año es “Protege a tu familia”, que es importante dedicar un espacio para hablar de las personas con prediabetes. La prediabetes es una alteración del metabolismo que puede caracterizarse por niveles de glucosa en ayuno entre 100-125 mg/dL o niveles de insulina basal elevados (hiperinsulinemia). Esta alteración predispone al desarrollo de diabetes; sin embargo, dando el tratamiento nutricional oportuno y favoreciendo el ejercicio puede revertirse y curarse.

Los factores de riesgo principales para desarrollar prediabetes son:

  • Sobrepeso y obesidad
  • Sedentarismo
  • Dieta alta en calorías, alta en carbohidratos y azúcares, alta en grasas saturadas y trans
  • Aumento de la grasa visceral e hígado graso

La nutrición es uno de los pilares en el tratamiento de la prediabetes. Las recomendaciones nutricionales para tratarla son:

  • Mantener un peso saludable. Se pueden prescribir dietas hipocalóricas o restrictivas que ayuden al paciente a perder el exceso de peso y grasa. Siempre complementadas con ejercicio.
  • Dieta baja en carbohidratos. Se recomienda que, del total de las calorías, los carbohidratos representen entre 40-45%.
  • Carbohidratos de bajo índice y carga glucémica. Son carbohidratos ricos en fibra, o que tienen bajas cantidades de azúcares. Los azúcares añadidos, las harinas blancas y las harinas refinadas deben consumirse con moderación. Para seguir disfrutando de los sabores dulces se puede sustituir el azúcar por edulcorantes no calóricos.
  • Grasas buenas. Las grasas que se recomiendan en pacientes con prediabetes son las grasas omega 9 (provenientes del aceite de oliva) y las grasas omega 3 (provenientes de pescados). También puede incluirse una cantidad moderada de grasas omega 6 (provenientes de aceites vegetales). Se deben evitar las grasas saturadas (de origen animal) y las grasas trans (alimentos fritos o empalizados)
  • Proteínas suficientes y de alta valor biológico. Se recomienda una variedad de proteínas magras de origen animal y proteínas de origen vegetal
  • Suficientes micronutrientes. Se debe garantizar la cantidad y variedad adecuada de vitaminas y minerales. En caso de que no se cubran los requerimientos necesarios con la dieta se pueden agregar suplementos multivitamínicos y minerales.
  • Suficiente fibra. Se recomienda ingerir al menos 14 gr de fibra por cada 1,000 kcal en la dieta. Lo ideal es combinar fibras solubles con insolubles; incluir inulina, avena, frutas y verduras, linaza, entre otras)
  • Favorecer una adecuada hidratación. En promedio se deben consumir al menos entre 30-40 ml de líquidos por cada kilogramo de peso.
  • Se recomienda hacer 5 comidas al día: 3 comidas principales y 2 refacciones.

Por último, es importante señalar que todas las recomendaciones nutricionales deben individualizarse en cada paciente, y siempre supervisadas por un experto en nutrición.

Alimentos que una persona diabética puede comer en las fiestas

Se acercan las fiestas de fin de año y con ellas la degustación de deliciosos platillos de la época. Aunque las personas con diabetes deben llevar un control en su alimentación para mantener los niveles de azúcar adecuados, también pueden disfrutar de la gastronomía navideña.

La Navidad y Año Nuevo se caracterizan por los excesos en las comidas, debido a la presencia de alimentos tradicionales con alto contenido de grasa y azúcar.

La Fundación para la Diabetes prioriza en el control de hidratos de carbono en las comidas que se disfrutan en esta época, por lo que hay que saber cómo intercambiar los alimentos tradicionales navideños por los que se consume de manera habitual.

Debido al inadecuado metabolismo de la glucosa el paciente diabético deberá restringir en la dieta todos los alimentos que tienen un alto índice glicémico, como el pan blanco, el pan dulce, la mayoría de cereales procesados, la avena instantánea, arroz blanco, jugos de fruta y frutas altas en azúcar como sandía e higos y bollería refinada, afirma la nutricionista Andrea Reula Aparicio, quien desarrolló la harina Metanopal, especialmente para diabéticos.

También, se sugiere que los platos principales se preparen al horno o a la plancha, evitando salsas ricas en grasa. Pueden ir acompañados de ensaladas y verduras, pues incrementan la sensación de saciedad, aportando menos calorías, menos carbohidratos y cierta cantidad de fibra vegetal.

¿Cuáles frutas consumir?

El paciente puede consumir frutas para obtener de ellas valiosos nutrientes como vitaminas y antioxidantes, dice Reula. Es importante que sepa medir las porciones de fruta de manera adeducada y que aprenda a consumirlas. Debe evitar la fruta con miel o azúcar añadida, en jugos o en miel o almíbar o fruta cristalizada o deshidratada, conservas de fruta, jaleas o mermelada.

La mejor recomendación es elegir frutas que pueda consumir completas y con cáscara para que ayude a una absorción más lenta de los azúcares naturales. Las más recomendables son cerezas, ciruelas, fresas, guayaba, kiwi, manzanas, naranja, pera y toronja.

Los postres suelen tener un contenido en azúcares superior a lo normal, por lo que para compensarlo, es necesario elegir aperitivos y primeros platos con bajo contenido de carbohidratos.

Para el postre, se recomiendan las gelatinas sin azúcar, yogur natural, una pieza de fruta entera, un helado casero de limón sin azúcar, leche sin azúcar o semillas. Es importante que el paciente con tratamiento de insulina tome en cuenta el postre en el conteo de carbohidratos.

Para sustituir los azúcares simples en la dieta, indica Reula, como los que se usan para dar sabor dulce a la comida, como el azúcar y la miel, las personas con diabetes pueden utilizar edulcorantes artificiales, como la sucralosa y el esteviol, pero hay que emplearlos con moderaicón.

Algunos productos con índice glicémico más bajo, como la miel de agave azul, pueden ser útiles para sustituir jarabes y siropes.

Las ensaladas gustan a la mayoría de personas; una buena opción es preparar algunas de ellas y colocar yogur y frutos secos encima. Asimismo, pueden hacerse parrilladas con berenjena, cebolla, papas, chile pimiento, tomate, calabaza y calabacín.

¿Y el alcohol?

Las bebidas con alcohol contienen mucha azúcar, sobre todo los licores, por lo que el paciente diabético debe ser cuidadoso con ellas.

“Los pacientes con diabetes se arriesgan a desarrollar una hipoglicemia, ya que el metabolismo de la glucosa se ve alterado por el metabolismo del alcohol en el cuerpo, inhibiendo la producción de energía”, expone Reula.

Por ello, la recomendación es que si un paciente va a consumir alcohol, no debe excederse de una bebida, no ingerirlo sin haber comido previamente y no hacerlo si no mantiene niveles adecuados de glucosa en ese momento”, añade la nutricionista, que recomienda preferir bebidas de menor graduación alcohólica como la cerveza ligera o el vino seco, en vez de cocteles, bebidas espirituosas o vino dulce o espumante.

Preparaciones

Se puede reducir la carga calórica de los alimentos si se prepara de otras formas que no sean las convencionales. Por ejemplo, en lugar de utilizar margarina vegetal o de cerdo o mantequilla, use aceites vegetales que son más fáciles de digerir, como el de canola. Prefiera las carnes magras (pechuga de pavo o pollo) o sin piel, lácteos descremados y condimentos naturales.

El Patronato del Diabético recomienda servirse un plato de menor tamaño y que las verduras o vegetales representen un tercio de la cantidad; el otro tercio, las proteínas (carnes o lácteos), y el otro tercio, carbohidratos, como cereales. Evitar el pan y tortillas; las pastas y el arroz deben consumirse con medida.

Reula recomienda sustituir los cereales enteros por los integrales como arroz integral, pan de centeno, avena en hojuelas o quinoa. En el caso de las fruta, la recomendación es preferirla entera y elegir las que puedan consumirse con cáscara, como la manzana y la pera.

La nutricionista sugiere consumir alimentos que sean fuentes de fibra que ayudarán a la absorción lenta y dar mayor saciedad al paciente, evitando que coma en exceso.

Productos para diabéticos, ¿sí o no?

Hay que saber que aquellos que dicen no contener sacarosa no significa que no tengan otro tipo de azúcar, por lo que al final el aporte de calorías e hidratos de carbono es el mismo. Además, son productos que no aportan un especial beneficio en relación al control glucémico.

“Como profesional, considero que -estos productos light- pueden ser una opción para un momento en específico; sin embargo, esto puede encarecer la dieta y la mayoría de estos productos no contribuyen al tratamiento de la enfermedad como tal”, dice Reula. “Por tanto, es mejor que el paciente reciba la orientación de un profesional para aprender a seleccionar sus alimentos de fuentes naturales, para evitar los aditivos”, añade.

El paciente debe hacer conciencia y disfrutar de la comida de temporada evitando los excesos y midiendo las porciones; por ejemplo, puede consumir un tamal, pero la porción será más pequeña y no debe acompañarse de pan. Asimismo, tratar de no excederse de forma rutinaria, si un día se consume algún alimento que está restringido en la dieta, debe tratarse de una ocasión, pero no de un hábito, al día siguiente es importante retomar la dieta para evitar descontrolar la patología y arriesgarse a posibles complicaciones.

Otras recomendaciones

No olvidar una adecuada hidratación con, al menos, la ingesta de dos litros diarios de agua, en lugar de jugos o licuados.
A pesar del ajetreo de fin de año, no olvide llevar un registro de sus niveles de azúcar en sangre y tomar los medicamentos prescritos. Nunca automedicarse.
El endocrinólogo Vinicio Granados recomienda mantener un automonitoreo de glucosa en casa, mínimo una o dos veces por semana, aunque en esta época él sugiere que sea cuatro veces por semana.
Y el más importante consejo es no obsesionarse con las limitaciones, siempre y cuando los alimentos tengan los nutrientes equilibrados, la persona con diabetes puede disfrutar de estas fiestas, recomendación que aplica para la población en general, que debe llevar una dieta saludable.

9%

de los guatemaltecos tiene diabetes, según el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, incidencia de 505 por cada 100 mil habitantes, según datos de 2016.

La importancia de mantener un peso adecuado

Cuando la diabetes se presenta, para algunos existe un bajón de peso relevante que al principio no tiene explicación, mientras otros reciben el diagnóstico teniendo sobrepeso y la sugerencia es que lleguen a su peso ideal.

Sin duda, el tema de la alimentación saludable y la actividad física es esencial, además de los medicamentos  para conseguir controlar los niveles de azúcar y llevar una vida plena.

El médico Victor Castañeda, especialista en diabetes, educación en diabetes y medicina interna de la Clínica Diabetológica Integra, comenta que el primer punto a entender es que todo organismo para poder funcionar las 24 horas necesita combustible, tal y como un vehículo. El combustible se obtiene de los alimentos, los cuales luego de ingerirlos siempre son transformados en azúcar, no importando si son dulces o salados. En otras palabras el azúcar o glucosa es como la gasolina para los vehículos, es la que hace funcionar a nuestro organismo día y noche.

Luego de ésta analogía, Castañeda expresa que debemos conocer el papel del páncreas que tiene como función principal, la de producir una famosa hormona o sustancia llamada insulina.

Esta última es la encargada de normalizar el azúcar o glucosa producida después de ingerir alimentos y que esta bien utilizada y los niveles se mantengan normales siempre.

Por lo tanto, el resumen sería así; al comer cualquier comida se sube el azúcar, el páncreas lo detecta, manda a la insulina a trabajar y esta normaliza el azúcar.

“El páncreas produce en los humanos normalmente suficiente insulina para mantener siempre normales los niveles de azúcar en la sangre, pero cuando enferma y falla, la persona se vuelve diabética. La obesidad también provoca problemas porque evita que la insulina trabaje bien, por eso la obesidad y la diabetes tipo 2 están ligadas”, complementa Castañeda.

El especialista agrega que existen otros tipos de diabetes:

  • Diabetes 1,  principalmente en niños y jóvenes
  • Gestacional o durante el embarazo y
  • Otras menos frecuentes

La estrategia

Pero, ¿cómo mantener el peso ideal?  Se sugiere buscar a un especialista para aprender y recibir la orientación de qué y cómo comer, así comos elementos para alcanzar estos objetivos.

Durante este proceso se evaluará la ingesta calórica diaria, se buscará conocer a profundidad sus  hábitos alimenticios y con esta base se creará un nuevo plan.

Además se crearán metas a corto, mediano y largo plazo.  El ideal es tener un seguimiento constante para ir poco a poca alcanzando y/o manteniendo los objetivos.

Laura Acevedo, nutricionista de Sumédica, expresa que la alimentación en general es importante, pero controlar el tipo y la cantidad de carbohidratos en el paciente con diabetes es de suma importancia, ya que este cambio evitará complicaciones relacionadas con los riñones y los ojos principalmente.

En este proceso también podría ser importante la asistencia psicológica para que la persona tenga un apoyo emocional frente al cambio de vida.

¿Cómo comer?

Los especialistas comentan que ese número que da la balanza es únicamente uno de los más relevantes que también indicarán que la persona cuenta con una salud óptima.

La gran meta junto a su nutricionista es que usted logre un peso estable sin que  pierda músculo y agua.

No tenemos que enfocarnos en el peso sino en el cómo está compuesto este, agrega Acevedo. Esto llevará a conocer cuánto está hidratado y a manejar oportunamente los niveles de grasa.

Al respecto, Acevedo hace énfasis en que, más que el peso en sí, bajar los niveles de grasa representa un gran avance.  Una persona podría no perder peso, pero sí bajar sus niveles de grasa y esto impactará en su salud general.

Así, si usted no ha bajado de peso, pero si de niveles de grasa, ha generado músculo por el ejercicio que hace y además mantiene niveles de hidratación óptima va por muy buen camino.

Esto último se mide con balanzas y aparatos especiales que ayudan a ver el progreso de forma más completa.

En general, se recomiendan 150 minutos semanales de ejercicio, como mínimo, para tener una vida más equilibrada.

Castañeda también hace énfasis en que el plan nutricional no difiere mucho del de cualquier persona, ya que contiene hasta 50% de carbohidratos (azúcares), se debe llevar de manera ordenada y eso sí, sin excesos, que es donde muchos fallan.

En cuanto a la medicación va desde pastillas tomadas hasta insulinas inyectables.  “Esto no debe asustar ya que actualmente ya se cuenta con jeringas y dispositivos con agujas muy pequeñas y delgadas que hacen la aplicación muy poco molesta”, agrega.

No menos importante es el ejercicio, que no es para bajar peso, sino más bien para mejorar el azúcar, estado físico en general y emocional también.

Por último, Castañeda recalca que el manejo de la diabetes no es solo azúcar, conlleva plan nutricional, ejercicio, presión arterial y nivel de colesterol. Por eso en definitiva debe ser manejado por especialistas reconocidos, ya que las consecuencias de un mal manejo pueden ser muy serias e incluso irreversibles.

La diabetes se ha expandido en el país en los últimos años

Se calcula que más de 600 mil personas en Guatemala desconocen que viven con la enfermedad, la cual puede prevenirse en muchos casos.

Un estudio efectuado por científicos de varios países estableció que las personas con el gen SF11 tienen 25% más riesgo genético de desarrollar diabetes tipo 2, enfermedad que ha crecido en Guatemala, donde el 9% de la población la padece a causa de factores prevenibles.

El estudio, en el que participaron más de 45 mil personas en el mundo, halló que los individuos actuales portan variantes genéticas que en algún momento les confirieron alguna ventaja evolutiva.

Según datos del informe mundial de la Federación Internacional de Diabetes (FID), del 2017, en Guatemala viven 753 mil personas con diabetes, y para el 2045 podrían llegar a 1 millón 777 mil. La FID calcula que a unas 637 mil personas no se les ha diagnosticado la enfermedad.

La edad de la población más afectada con diabetes tipo 2 está en un rango de 40 a 59 años, pero cada vez más se diagnostica entre los 30 y 35 años e, incluso, más jóvenes, explicó el diabetólogo Miguel Ángel Marín, director del Patronato de Pacientes Diabéticos de Guatemala.

La FID y la Organización Mundial de la Salud (OMS) creen que el 50 por ciento de los pacientes ignora que la padece. Cuando el padecimiento se manifiesta, significa que pasaron de ocho a 10 años de prediabetes, durante la cual el páncreas perdió un 40 por ciento de su funcionalidad, aseguró el nutriólogo y diabetólogo Vinicio Velásquez Monge.

El Ministerio de Salud calcula que 1 millón 120 mil de guatemaltecos tiene diabetes porque los registros oficiales no toman en cuenta a pacientes del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (Igss), clínicas privadas, quienes no se tratan y quienes desconocen que padecen ese mal.

Marín dice que el mayor problema son los diagnósticos tardíos, porque cuando se detecta, el paciente ya tiene complicaciones en el organismo, y en la mayoría de casos el tratamiento requiere medicamentos para controlar el padecimiento, así como mejorar sus hábitos alimenticios y practicar ejercicio.

Estilo de vida

A pesar del descubrimiento mencionado, a cargo de un equipo de científicos internacionales, no hay que olvidar que el principal factor de riesgo de diabetes es el inadecuado estilo de vida que incluye malos hábitos alimenticios y falta de actividad física.

Solo del 5% al 10% de los casos de diabetes son de origen genético; el resto se debe a obesidad, mala alimentación y sedentarismo, afirmó el médico Joaquín Barnoya, del Centro Integral para Prevención de Enfermedades Crónicas del Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá.

Según informe de cifras de morbilidad y mortalidad por enfermedades crónicas, del Sistema de Información Gerencial de Salud, del Ministerio de Salud, en el 2017 fallecieron 2 mil 60 personas a causa de diabetes en nosocomios y centros de salud nacionales.

Si no se toman medidas preventivas —mantener el peso adecuado, evitar el sedentarismo y adoptar una dieta saludable—, la diabetes será la séptima causa de defunción para el 2030 a nivel global, según previsiones de la OMS que se dieron a conocer en el 2016.

De acuerdo a datos de la OMS, el número de adultos que padece diabetes se ha cuadruplicado desde 1980 hasta unos 422 millones en el mundo en el 2014. Y probablemente la cifra se duplicará en los próximos 20 años.

La gravedad de esta afección se ve representada en el hecho de que en el 2012 los altos niveles de glucosa en sangre —hiperglucemia— fueron responsables de 3.7 millones de muertes en el mundo, de las que 1.5 millones fueron directamente causadas por la diabetes. De los 3.7 millones de fallecidos, 43 por ciento tenía menos de 70 años.

El incremento de casos de niños con diabetes se debe al sedentarismo y la mala alimentación. La diabetes tipo 2 es la segunda dolencia crónica en los menores después de la leucemia, afirmó la endocrinóloga pediatra Mayra Serrano.

Cambios necesarios

Para prevenir la diabetes se aconseja mantener un peso saludable, consumir una dieta en la cual predominen los vegetales y frutas, harinas integrales, grasas saludables y limitados azúcares refinados. Además, se sugiere actividad física de entre 30 y 45 minutos cada día.

También se debe aprender a manejar el estrés, porque está demostrado que este incrementa el riesgo de padecer la enfermedad debido a que altera el cortisol, el cual activa la ansiedad por comer.

A partir de los 18 años de edad, hay que revisar anualmente los niveles de glucosa en la sangre, así como respetar los horarios de alimentación y alejarse de la comida chatarra.

Sintomatología

La enfermedad se caracteriza por presentar tres síntomas: polidipsia (mucha sed), polifagia (mucha hambre) y poliuria (orinar constantemente), principalmente en las noches y madrugadas.

Cómo se origina

La diabetes se desencadena cuando el páncreas no produce suficiente insulina —hormona que regula el nivel de azúcar en la sangre y que aporta la energía necesaria para vivir—, o cuando el organismo no puede utilizar con eficacia la que produce.

Diferencias

  • Las personas con diabetes tipo 1 generalmente no producen insulina, por lo que necesitan inyecciones de esta sustancia para sobrevivir. Se desconocen las causas que la producen y no es prevenible.
  • Quienes padecen diabetes tipo 2, que representan el 90 por ciento de los casos, generan cantidad insuficiente de insulina o no la pueden utilizar de manera apropiada. Por tanto, tienen altos niveles de glucosa en el cuerpo (hiperglucemia).
  • Por lo general, tienen sobrepeso y son sedentarias, dos circunstancias que aumentan sus necesidades de insulina. Con el tiempo, la hiperglucemia puede poner en peligro a todos los órganos principales y desencadenar ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, neuropatías, insuficiencia renal, ceguera, impotencia e infecciones que pueden necesitar amputación, de acuerdo con los expertos. Las consecuencias no solo son físicas, ya que propician una mala calidad de vida.

Sus complicaciones conllevan importantes pérdidas económicas para quienes la padecen y sus familias, así como para los sistemas de salud y las economías de los países.

Qué causa el pie diabético

D esde el momento que se diagnostica la diabetes se requiere de diversos cuidados y los pies están entre las áreas más importantes de vigilar.

El paciente diabético avanza con un carga digna de admirar. A diario su reto es mantenerse en armonía en todos los aspectos de su vida.

En una persona con diabetes influye todo lo que hace para mantener sus niveles de azúcar, desde su alimentación hasta cada paso que da para así mantener su cuerpo alejado de complicaciones.

Uno de los puntos que se pierden de vista son los pies. Ir de un lado a otro podría ser un calvario porque el roce o lastimadura lo podría comprometer a una amputación cuando esta no llega a controlarse.

En el mundo cada 20 segundos un paciente es sometido a la amputación de dedos, pies o piernas y esto podría evitarse.

Según la World Diabetes Foundation, el 50% de los pacientes que pasan por este proceso se les apuntará la otra extremidad después de dos años.

Se dice que la causa es la diabetes, pero especialistas aclaran que es por una diabetes mal controlada.

Por qué se presenta el pie diabético

Cuando el paciente no presta atención a sus niveles de azúcar en la sangre y lleva años descontrolado, se va perdiendo la sensibilidad en los pies, desarrolla mala circulación y se presentan deformidades y provoca que los miembros inferiores tengan un alta sensibilidad a los daños.

Los daños estructurales óseos se vuelven crónicos hasta llegar a la fase final llamada Pie de Charcot, el cual se distingue porque cambia el flujo sanguíneo, hay pérdida del arco plantar y dorsal, fragilidad ósea, cambios en la descarga de los pies y mala distribución del peso, lo cual aumenta el riesgo de fracturas.

El médico Daniel Canté, de la Unidad de Pie Diabético, explica que una emergencia en un paciente diabético es cualquier lesión, desde el corte de una uña que sangra hasta la incrustración de objetos.

Al no controlar las lesiones estas se infectan y en cuestión de horas podrían presentarse cuadros complicados. En estadísticas, el 20% de infecciones se convierten en amputaciones. Entre más tiempo se tarda en consultar, más tejido se pierde.

Aquí la atención inmediata y el control de azúcar, como curaciones y un seguimiento integral se vuelven un factor importante para salvar la zona de una amputación mayor.

En ese momento se debe revisar no solo el pie sino los niveles de azúcar, el corazón, riñones y otros órganos, para verlo de manera integral.

Al respecto, la diabetóloga Jennyfer Cárcamo explica que se podrían evitar las amputaciones cuando además de la atención médica y curaciones se logra controlar el azúcar, fortalecer las defensas, y mejorar tejidos y el estado nutricional del paciente.

Los nuevos paradigmas médicos insisten en búsqueda de atención inmediata para disminuir las estadísticas de esta situación grave. Más del 80% de amputaciones efectuadas nunca debieron llegar a esa situación.

Una vida plena al lado de la diabetes

En el momento en que el paciente tiene un diagnóstico de diabetes comienza un nuevo proceso de vida. El ideal es que se acompañe de un equipo multidisciplinario para informarse y educarse sobre la enfermedad, medicamentos y hábitos que le permitirán estar controlado.

En este grupo tendrían que estar médicos, nutricionistas, psicólogos, ortopedistas, un asesor de calzado, quiropodólogo (especialista en pies) y fisioterapeuta. Canté comenta que es importante comprender que un paciente diabético tiene múltiples daños, entre ellos, uno de los principales es el vascular. Este se refleja en todo el cuerpo, desde el cerebro hasta los pies, pero las partes más prontas a reflejar daños son las más lejanas al corazón: manos y pies, siendo estos últimos los que con regularidad primero presentan complicaciones.

Luis Rodil, ortopodólogo, especialista en calzado para diabéticos, explica que los zapatos deben cambiar desde el día que la persona se entera de su nueva condición y asegurarse de utilizar calzado con poco peso, adecuado al tamaño de sus pies y que no genere fricción ni puntos de presión que puedan causar lastimaduras. “En ocasiones, los pacientes se están tratando una úlcera, pero siguen usando los zapatos que están generando este problema”, agrega.

El 80 por ciento de las lesiones son causadas por un calzado inadecuado, agrega Canté.

Rodil también hace énfasis en que existe calzado preventivo, así como otros zapatos especiales que protegen cuando se está en tratamiento, y otros adecuados para dar soporte cuando se tienen deformidades o se ha perdido alguna parte del pie; en este último se utilizan plantillas especiales para soporte.

Cárcamo agrega que es importante que la familia conozca más de la enfermedad para lograr un tratamiento con más posibilidades de éxito. Es imprescindible que sepan el manejo de alimentos y diferentes acciones y lineamientos de cuidado del paciente. La diabetes es un problema familiar, no solo del paciente.

Otras recomendaciones

  • Alimentarse bien y ejercitarse es fundamental.
  • Edúquese, no tenga miedo a la diabetes, estudie y conozca sobre la enfermedad, pregunte a sus asesores médicos y busque literatura o páginas especializadas.
  • Coma sano porque la diabetes requiere de un cuidadoso control de porciones.
  • En un plato, la mitad de este debe ser dedicada a vegetales, de preferencia de color verde.
  • Carnes y proteínas son recomendadas. Deben representar un cuarto del plato o el tamaño del puño del paciente.
  • Carbohidratos, en este grupo se incluyen pastas, arroz, papas, maíz, tortillas, pan, entre otros, y es recomendado también que la porción sea del tamaño del puño.
  • Moverse, porque el ejercicio siempre es beneficioso. Consulte a su médico sobre la rutina apropiada.

¿Qué tienen en común la diabetes y la disfunción eréctil?

Al menos 37% de los casos de disfunción eréctil tienen un origen orgánico, es decir, están relacionados con una causa fisiológica, principalmente la diabetes, dijo este lunes en un comunicado el doctor Juan Carlos Acosta.

“La diabetes afecta el proceso normal de erección del pene pues provoca alteraciones hormonales, por lo que algunos pacientes sufren de una disminución de testosterona, lo que implica a su vez una disminución de la libido y alteraciones en el funcionamiento del pene”, señaló el médico cirujano y sexólogo. Acosta dijo que el origen de la disfunción eréctil suele ser el resultado de alguna alteración de los mecanismos que intervienen en la erección del pene y que provienen de enfermedades crónicas.

Además, explicó, también inciden los problemas vasculares, el activo de algunos medicamentos, alteraciones hormonales, padecimientos neurológicos, el sobrepeso, cuestiones emocionales y los asuntos de pareja.

El experto detalló que este padecimiento produce un error en los nervios periféricos, lo que impide la correcta transmisión de la señal nerviosa.

“En muchas ocasiones la disfunción eréctil puede ser el primer síntoma de diabetes”, añadió el especialista.

Atención inmediata

El especialista dijo que un paciente con diabetes debe acudir al médico tan pronto se presente un problema de erección, así se podrá asegurar si es consecuencia de la diabetes y podrá descartar cualquier otro trastorno físico, hormonal o psicológico.

Acosta expresó que este problema puede ser tratado de diversas formas.

“En ocasiones es suficiente con tener un mejor control de los niveles de glucosa en la sangre, aunque también existe la opción de elegir un medicamento que ayude a potenciar las erecciones del pene”.

En esos casos, señaló, los medicamentos que contienen el principio activo Sildenafil aumentan la probabilidad de una relación sexual satisfactoria.

Dicho principio es eficaz y bien tolerado en pacientes con angina e hipertensión, además de mejorar la erección en pacientes con diabetes tipo 2 hasta en un 56%.

Finalmente, dijo que para el uso de cualquier medicamento es importante consultar al médico para que determine la causa que está originando la dificultad de sostener una erección y que así pueda recomendar el tratamiento adecuado.

En Guatemala

En los últimos cinco años, la diabetes se ha ubicado como 1 de las 10 causas de muerte en Guatemala, según datos del Ministerio de Salud.

En 2017, las cifras de esa cartera señalaron que 427 hombres y 633 mujeres fallecieron por esa condición.

Identifican gen que influye en el desarrollo de la diabetes tipo 2

Un estudio internacional, en el que participó la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), detectó una variante genética propia de los nativos americanos, incluidos los mexicanos, que influye en el desarrollo de la diabetes tipo 2, informó este lunes la institución.

El estudio identificó el gen SF11 que según María Teresa Tusié Luna, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, explica cerca del 25 % del riesgo genético para desarrollar la enfermedad.

La especialista indicó que en el estudio se revisó a más de 45 mil personas en el mundo, 20 mil 791 con diabetes tipo 2 y 24 mil 440 sin diagnóstico, pertenecientes a cinco grupos étnicos diferentes. Cerca del 10% analizado es originario de México.

La investigadora explicó que el genoma humano es resultado de procesos de selección y cada población pasó por distintos eventos a través de su historia.

Es por ello que los individuos actuales portan variantes genéticas que en algún momento les confirieron alguna ventaja evolutiva.

Detalló que los mestizos-mexicanos tienen un fondo genético europeo y nativo americano. E históricamente, esas poblaciones para sobrevivir acumulaban grasa debido a la carencia de alimentos y a las condiciones climáticas.

Estilo de vida

Debido a esa estructura genética heredada, es que los mexicanos hoy están predispuestos a distintas enfermedades, pues el estilo de vida actual incluye una dieta altamente calórica y menos ejercicio.

Tusié Luna colabora con el Broad Institute, en Estados Unidos, que encabeza el estudio que ahora continuará con el análisis de proteínas que se ven afectadas por la enfermedad, con la finalidad de que sean utilizadas en el desarrollo de mejores medicamentos.

La especialista dijo que las investigaciones genéticas para analizar enfermedades como el cáncer o la diabetes dependían hasta ahora del uso de chips especiales, con los cuales se buscaban miles de variantes genéticas.

Sin embargo, se tenía la limitación de que debían ser conocidas o identificadas previamente en otras poblaciones, pero en la actualidad “se puede secuenciar o leer el genoma directamente sin depender de las variables conocidas”.

En la investigación también participó Clicerio González, del Instituto Nacional de Salud Pública, con expedientes de pacientes a los se les dio seguimiento por una década, lo que contribuirá a entender mejor los factores que predisponen a la diabetes.